La Plaza de Toros de Ciudad de México, la más grande del mundo, tendrá que suspender todos sus espectáculos de toros después de que un juez federal concediera la suspensión definitiva.

El juez, Jonathan Bass concedió la suspensión definitiva tras un amparo promovido por la asociación civil Justicia Justa que presentó el trato «degradante» que viven los toros y que viola el derecho a un ambiente sano.

Tauro Plaza México, empresa que opera el coso, tendrá 10 días para impugnar la decisión ante un tribunal colegiado, por lo mientras, las actividades quedan paralizadas.

Un ejemplo, ya que lo mismo debería suceder con las peleas de gallos y perros.
No es correcto normalizar la muerte, la tortura y la celebración del sufrimiento ajeno.

📷créditos a su autor

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.